CUENTOS PARA LA PAZ


Resultado de imagen de cuentos para la paz

Los siete caballeros de colores

Érase una vez, hace ya muchos años, en el Reino de los Colores había siete caballeros, todos muy valientes y osados y muy orgullosos de su color.
El caballero rojo decía muy satisfecho:
-Mi color es el más bonito. Mirad el fuego, las cerezas, las fresas y aquellas rosas rojas que parecen una llama viva.
El caballero anaranjado le replicaba siempre:
-El color rojo es el de la sangre, pero el mío es el color de las naranjas y de las mandarinas, y de las nubes cuando se pone el sol.
Enseguida se entrometía el caballero amarillo:
-Yo si soy hermoso. Mirad el sol, el oro, los limones, la miel y muchas flores del campo.
El caballero verde rompía a reír:
-El mundo es verde cuando está vivo. Mirad los montes, las praderas y los bosques.
Pero el caballero azul gritaba:
-Si de algún color es el mundo, ese es el azul. Mirad el mar y el cielo, que es una inmensa bóveda.
El caballero añil decía presumido:
-Mirad las montañas en la lejanía a media tarde cuando el sol de da de soslayo. Son de color añil.
Para terminar decía el caballero violeta:
-La violeta es la flor más perfumada y más delicada del bosque. Es el color del sentimiento y de la emoción, del cielo en el crepúsculo.
Y cada uno de ellos se pasaba horas ante el espejo contemplando los reflejos de su color; porque todos se creían el mejor y sólo veían defectos en los demás.
Un día, el rey blanco y negro y la reina rosa les llamaron y les dijeron:
-Estamos hartos de vuestras peleas y vuestras vanidades. Os ordenamos que en adelante vayáis siempre juntos y no discutáis por vuestras diferencias... ¡qué aburrimiento si todos fuerais iguales! Se va a casar mi hija la princesa blanca y quiero decorar la portada de mi palacio con el adorno más bello que nadie haya visto jamás, os lo dejo en vuestras manos, caballeros de colores.
Los caballeros, como siempre muy vanidosos, empezaron a discutir y no se ponían de acuerdo. Entonces el rey los expulsó y los mandó más allá de las nubes. Allí ocurrió algo que nadie podía imaginar. Formaron el arco más bonito y esplendoroso que nadie había visto: el arco iris. Todos los caballeros conservaban su color pero estaban juntos. Aquello parecía a la vez una llama ardiente, una cesta de naranjas, un rayo de sol, un retazo de bosque, un sorbo de mar, una canasta de uva madura y el cielo en el crepúsculo. ¡Era fantástico!

La Magia está en la Solidaridad - Vídeo Cuento

magia solidaridad
Había una vez... hace mucho tiempo, una hormiga. Un día que andaba de paseo por el campo quedó atrapada por una fuerte lluvia.
-¡Qué fuerte aguacero!, ¿Dónde podré esconderme?- dijo la hormiga
La hormiga divisó una hermosa seta y se metió debajo esperando que dejara de llover, pero la lluvia era cada vez más fuerte. Al poco rato llegó una mariposa con sus alitas tan mojadas, que ya no podía volar, se arrastró hasta la seta y dijo:
-Hormiguita, hormiguita, déjame entrar para cobijarme bajo la seta, estoy toda mojada, tengo frío y no puedo volar.
La hormiga le contesto:
-El espacio es muy pequeño, pero no importa estaremos muy apretadas pero en buena armonía.
La mariposa y la hormiga se cobijaron bajo la seta, mientras seguía lloviendo más y más. Al poco rato llegó un pequeño ratón corriendo y les dijo:
-Déjenme entrar debajo de la seta, estoy todo empapado.
La hormiga y la mariposa le contestaron:
-Bueno, casi no hay espacio, pero no importa nos apretaremos para que tu quepas.
La lluvia era cada vez más fuerte, parecía que no iba a cesar nunca. Y en eso llegó una paloma mojada y temblorosa, suplicando:
-Por favor déjenme entrar debajo de la seta, todas mis plumas están mojadas y mis alas cansadas.
El ratón le dijo que ya no había espacio y la palomita pidió que se apretaran un poquito y todos estuvieron de acuerdo.
En eso, llegó una liebre corriendo que gritaba:
-Escóndanme que me persigue la zorra.
Y todos los animales dijeron:
-Pobre liebre, vamos apretarnos un poquito más y así lograron ocultar a la liebre.
Acababan de esconder a la liebre cuando llegó corriendo la zorra. Y husmeando enfurecida dijo:
-¿Han visto ustedes a la liebre? ¿seguro qué no está escondida aquí?. Y la mariposa contestó:
-¿Cómo podríamos esconderla aquí si casi no hay espacio?
Así que la zorra miró a su alrededor y se fue corriendo.
Por fin dejó de llover y el sol volvió a brillar en el cielo radiante. Todos los animales salieron muy contentos de debajo de la seta. Extrañada la hormiga exclamo:
-¿Cómo es posible? apenas cabía yo solita debajo de la seta y luego resulta que había sitio para todos. En eso, una rana que había visto todo desde una piedra, se acercó a los animalitos y a la seta y les dijo croando:
-Amigos, no se dan cuenta que la magia está en la solidaridad, cuando nos ayudamos todo se resuelve.



MÁS CUENTOS DE LA PAZ EN: 

http://www.menudospeques.net/recursos-educativos/cuentos-infantiles/paz/
http://construir-paz.blogspot.com.es/
https://www.guiainfantil.com/articulos/ocio/cuentos-infantiles/buscando-la-paz-cuentos-de-valores-para-ninos/
https://cuentosparadormir.com/valores/cuentos-de-paz

http://www.educapeques.com/cuentos-infantiles-cortos/cuentos-para-ninos/cuento-infantil-dia-de-la-paz.html


Comentarios



Entradas populares de este blog

GANADORES DE NUESTRO CONCURSO DE CUENTOS DE NAVIDAD (DEL CURSO PASADO) Y DEL DÍA DE LA PAZ DE ESTE CURSO

PROYECTO PIRATAS EN CARNAVALES

ACTIVIDADES DE CHAQUETÍA Y HALLOWEEN ENTORNO A LA BIBLIOTECA